17/5/2015 Evangelio según San Marcos 16,15-20.

Solemnidad de la Ascensión del Señor

Santo(s) del día : San Pascual Bailón
Lecturas

El evangelio de San Marcos cita algunas de las palabras que nuestro Señor dio a sus discípulos durante esos 40 días luego de la Resurrección, en particular en el capitulo 631 y 634

(638) Mar 16:15 Y les dijo: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación.
Mar 16:16 El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará.
(631) Mar 16:17 Estas son las señales que acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas,
Mar 16:18 agarrarán serpientes en sus manos y aunque beban veneno no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien.»
(638) Mar 16:19 Con esto, el Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado al cielo y se sentó a la diestra de Dios.
(640 Después de Pentecostés) Mar 16:20 Ellos salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban.

Glorificación de Jesús y María

638. Ultimas enseñanzas en el Getsemaní, despedida y ascensión al Padre.

24 de abril de 1947.

ascension1       Un naciente rosicler de aurora en Oriente. Jesús pasea con su Madre por los escalones de la ladera del Getsemaní. No median palabras, sólo miradas de inefable amor. Quizás ya han sido dichas las palabras, quizás no; han hablado las dos almas: la de Cristo y la de la Madre de Cristo. Ahora lo que hay es contemplación de amor, recíproca contemplación; la conoce la naturaleza asperjada de rocío, y la pura luz matutina; la conocen esas delicadas criaturas de Dios que son las hierbas y las flores, los pájaros y las mariposas. Los hombres están ausentes.

2        Yo incluso me siento como incómoda de estar presente en esta despedida. «¡Señor, no soy digna!» exclamo entre las lágrimas que me caen, mirando la última hora de unión terrena entre la Madre y el Hijo, y pensando que hemos llegado al final de la amorosa fatiga, tanto Jesús como María como el pequeño, indigno niño que Jesús ha querido que fuera testigo de todo el tiempo mesiánico y que se llama María[1]452 (aunque a Jesús le gusta llamarla “el pequeño Juan, o también “la violeta de la Cruz”).

Sí. Pequeño Juan. Pequeño, porque no soy nada. Juan, porque soy verdaderamente aquella a quien Dios ha conferido grandes gracias, y porque, en medida infinitesimal –pero es todo lo que poseo, y, dando todo lo que poseo sé que doy en la medida perfecta que satisface a Jesús, porque es el “todo” de mi nada–, en medida infinitesimal, yo, como el gran Juan predilecto, he dado todo mi amor a Jesús y a María, compartiendo con ellos lágrimas y sonrisas, siguiéndolos angustiada de verlos afligidos y de no poder defenderlos del livor del mundo a costa de mi propia vida, palpitando ahora mi corazón al ritmo de los suyos por lo que termina para siempre… Violeta. Sí. Una violeta que ha tratado de estar escondida entre la hierba para que Jesús no la esquivara –El que amaba todas las cosas creadas por ser obra del Padre suyo–, sino que la calcara con su pie divino, y yo pudiera morir emanando mi tenue perfume en el esfuerzo de suavizarle el contacto con la tierra áspera y dura. Violeta de la Cruz, sí. Y su Sangre ha llenado mi cáliz hasta hacerle plegarse y tocar el suelo…

¡Oh, mi Amado, que, antes, de tu Sangre me has colmado, dándome a contemplar tus pies heridos, clavados al madero “…y al pie de la cruz era yo una plantita de violetas ya abiertas, y caían las gotas de la sangre divina sobre esa plantita de violetas florecidas…”! ¡Recuerdo lejano [2]453, y siempre tan cercano presente! Preparación para lo que después fui: ese portavoz tuyo que ahora está del todo rociado de tu Sangre, de tus sudores y lágrimas, del llanto de María tu Madre; pero que también conoce tus palabras, tus sonrisas, todo, todo acerca de ti; y que ya no emana perfume de violetas, sino el perfume de ti, Amor mío único y solo, ese perfume divino que acunó ayer noche mi dolor y que desciende a mí, delicado como un beso, consolador como el propio Cielo, y me hace olvidar todo para vivir sólo de ti…

3        Tengo tu promesa. Sé que no te perderé. Me lo has prometido y tu promesa es sincera: es de Dios. Te seguiré teniendo. Siempre. Sólo si pecara de soberbia, mentira, desobediencia, te perdería; Tú lo has dicho, pero sabes que, sosteniendo tu Gracia mi voluntad, no quiero pecar, y espero no pecar porque Tú me sostendrás. Sé que no soy una encina. Soy una violeta. Un tallito frágil, que se puede plegar bajo la patita de un pajarillo o por el peso de un escarabajo. Pero Tú eres mi fuerza, Señor. Y el amor por ti es mi ala. No te perderé. Me lo has prometido. Vendrás del todo para mí para traer alegría a tu agonizante violeta. Pero no soy egoísta, Señor. Tú lo sabes. Tú sabes que quisiera dejar de verte yo, con tal de que te vieran muchos otros, y creyeran en ti. A mí ya mucho me has dado, y no soy digna de ello. Verdaderamente me has amado como Tú sólo sabes amar a tus hijos especialmente amados.

4        Pienso en lo dulce que era verte “vivir” como Hombre entre los hombres. Y pienso que dejaré de verte así. Todo ha sido visto y dicho. Sé también que no se borrarán de mi pensamiento tus acciones de Hombre entre los hombres, y que no necesitaré libros para recordarte como realmente fuiste: bastará con que mire dentro de mí, donde toda tu vida está impresa con caracteres indelebles. Pero era dulce, era dulce…

Ahora asciendes… La Tierra te pierde. María de la Cruz te pierde, Maestro Salvador. Te tendrá como Dios dulcísimo, y ya no verterás Sangre, sino celestial miel, en el cáliz violáceo de tu violeta… Lloro… He sido discípula tuya junto a las otras por los caminos montanos, frondosos, o áridos, polvorientos de la llanura, en el lago y en las orillas del bello río, de tu Patria. Ahora te marchas, y sólo en el recuerdo veré Belén y Nazaret sobre sus colinas, verdes por los olivos; y Jericó ardiente de sol, susurradora con sus palmeras; y Betania amiga; y Engadí, perla perdida en medio de los desiertos; y la Samaria hermosa; y las opimas llanuras de Sarón y Esdrelón; y la caprichosa llanura elevada de Transjordania; y la pesadilla del mar Muerto; y las ciudades llenas de sol de la costa mediterránea; y Jerusalén, la ciudad de tu dolor, con sus subidas y bajadas, sus espacios abovedados, sus plazas, sus barrios, pozos y cisternas, colinas e… incluso el triste valle de los leprosos donde tanta misericordia tuya ha sido prodigada… Y la casa del Cenáculo… la fuente que cerca de ella llora… el puentecito sobre el Cedrón, el lugar de tu sudor sanguíneo… el patio del Pretorio…

¡Ah, no! Lo que fue tu dolor está aquí, y aquí permanecerá siempre… Deberé buscar todos los recuerdos para encontrarlos, pero tu oración en el Getsemaní, tu flagelación, tu subida al Gólgota, tu agonía y muerte, y el dolor de tu Madre, no, no habré de buscarlos: están presentes siempre. Quizás los olvide en el Paraíso… y me parece imposible el poder olvidarlos incluso allí… Recuerdo todo lo de esas atroces horas. Recuerdo hasta la forma de la piedra sobre la que caíste, y hasta el capullo de rosa roja que chocaba –y parecía una gota de sangre– contra el granito, contra el cierre de tu sepulcro…

Amor mío divinísimo, tu Pasión vive en mi pensamiento… y a mí se me parte el corazón…

5       La aurora ha surgido completamente. Ya el Sol está alto y los apóstoles hacen oír sus voces. Es una señal para Jesús y María. Se paran. Se miran, el Uno enfrente de la Otra, y luego Jesús abre los brazos y recibe en su pecho a su Madre… ¡Oh, vaya que si era un Hombre, un Hijo de Mujer! ¡Para creerlo basta mirar este adiós! El amor rebosa en una lluvia de besos a su Madre amadísima. El amor cubre de besos al Hijo amadísimo. Parece que no puedan separarse. Cuando ya parece que vayan a hacerlo, otro abrazo los une de nuevo, y, entre los besos, palabras de recíproca bendición… ¡Oh, verdaderamente es el Hijo del Hombre despidiéndose de la Mujer que le generó! ¡Verdaderamente es la Madre que da el adiós –para restituirle al Padre– a su Hijo, la Prenda del Amor a la Purísima!… ¡Dios besando a la Madre de Dios!…

En fin, la Mujer, como criatura, se arrodilla a los pies de su Dios, que es, de todas formas, su Hijo; y el Hijo, que es Dios, impone las manos sobre la cabeza de la Madre Virgen, de la eterna Amada, y la bendice en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y luego se inclina y la alza; en fin, deposita un último beso en la blanca frente como pétalo de azucena bajo el oro de los cabellos (¿tan juveniles todavía!)…

Regresan hacia la casa, y ninguno, viendo con qué serenidad caminan el Uno al lado de la Otra, pensaría en la onda de amor que poco antes los ha desbordado. ¡Pero qué diferencia también, en este adiós, respecto a la tristeza de otras despedidas ya superadas, y respecto a la desgarradora congoja del adiós de la Madre a su Hijo al que habían dado muerte y había que dejarle solo en el Sepulcro!… En esta despedida –aunque los ojos brillen con ese llanto que es natural en quien está para separarse de su Amado– los labios sonríen con la alegría de saber que este Amado va a la Morada que en razón de su Gloria le corresponde…

6 «¡Señor! Afuera están, entre el monte y Betania, todos los que, como habías dicho a tu Madre, querías bendecir hoy» dice Pedro.

«Bien. Ahora vamos donde ellos. Pero antes venid. Quiero compartir con vosotros una vez más el pan».

Entran en la habitación donde diez días antes estaban las mujeres para la cena del decimocuarto día del mes. María acompaña a Jesús hasta allí; luego se retira. Se quedan Jesús y los once.

En la mesa hay carne asada, pequeños quesos y aceitunas pequeñas y negras, un ánfora de vino y otra, más grande, de agua, y panes anchos. Una mesa sencilla, no aparejada para una ceremonia de lujo, sino sólo por la necesidad de nutrirse.

Jesús ofrece y divide. Está en el centro, entre Pedro y Santiago de Alfeo. Los ha llamado El a estos lugares. Juan, Judas de Alfeo y Santiago están frente a El; Tomás, Felipe y Mateo, a un lado; Andrés, Bartolomé y el Zelote, al otro lado. Así, todos pueden ver a su Jesús… Una comida de breve duración, y silenciosa. Los apóstoles, llegado el último día de cercanía de Jesús, y a pesar de las sucesivas apariciones, colectivas o individuales, desde la Resurrección, apariciones llenas de amor, no han perdido ni un momento esa devotísima compostura que ha caracterizado sus encuentros con Jesús Resucitado. La comida ha terminado.

7       Jesús abre las manos por encima de la mesa, con su gesto habitual ante un hecho ineluctable, y dice:

«Bien… Ha llegado la hora en que debo dejaros para volver al Padre mío. Escuchad las últimas palabras de vuestro Maestro[3]454. No os alejéis de Jerusalén en estos días. Lázaro[4], con el cual he hablado, se ha preocupado una vez más de hacer realidad los deseos de su Maestro, y os cede la casa de la última Cena[5]455, para que dispongáis de una casa donde recoger a la asamblea y recogeros en oración. Estad dentro de esta casa en estos días y orad asiduamente para prepararos a la venida del Espíritu Santo, que os completará para vuestra misión.

Recordad que Yo –y era Dios– me preparé con una severa penitencia a mi ministerio evangelizador. Vuestra preparación será siempre más fácil y más breve. Pero no exijo más de vosotros. Me basta con que oréis con asiduidad, en unión con los setenta y dos y bajo la guía de mi Madre, la cual os confío con solicitud filial. Ella será para vosotros Madre y Maestra[6]456, de amor y sabiduría perfectos.

Habría podido enviaros a otro lugar para prepararos a recibir al Espíritu Santo. Pero no. Quiero que permanezcáis aquí. Porque es Jerusalén, la que negó, es Jerusalén la que debe admirarse por la continuación de los prodigios divinos, dados en respuesta a sus negaciones. Después el Espíritu Santo os hará comprender la necesidad de que la Iglesia surja justamente en esta ciudad, la cual, juzgando humanamente, es la más indigna de tener a la Iglesia. Pero Jerusalén sigue siendo Jerusalén, a pesar de estar henchida de pecado y a pesar de que aquí se haya verificado el deicidio[7]457. Nada la beneficiará, Está condenada. Pero, aunque ella esté condenada, no todos sus habitantes lo están[8]458.

Permaneced aquí por los pocos justos que tiene en su seno[9]459; permaneced aquí porque ésta es la ciudad regia y la ciudad del Templo, y porque, como predijeron los profetas, aquí, donde ha sido ungido, aclamado y exaltado el Rey Mesías, aquí debe comenzar su soberanía en el mundo, y aquí, y aquí, en este lugar en que Dios ha dado libelo de repudio a la sinagoga a causa de sus demasiado horrendos delitos, debe surgir el Templo nuevo al que acudirán gentes de todas las naciones.

Leed a los profetas. Todo está en ellos predicho[10]460. Primero mi Madre, después el Espíritu Paráclito, os harán comprender las palabras que los profetas dijeron para este tiempo.

8 Permaneced aquí hasta que Jerusalén os repudie a vosotros como me ha repudiado a mí, hasta que odie a mi Iglesia como me ha odiado a mí y maquine planes para exterminarla. Entonces llevad la sede de esta amada Iglesia mía a otro lugar, porque no debe perecer[11]461. Os digo que ni siquiera el infierno prevalecerá contra ella[12]462. Mas si Dios os asegura su protección, no por ello tentéis al Cielo exigiendo todo del Cielo. Id a Efraín, como fue vuestro Maestro porque no era la hora de que fuera capturado[13]463 por los enemigos. Os digo Efraín para deciros tierra de ídolos y paganos. Pero no será la Efraín de Palestina la que deberéis elegir como sede de mi Iglesia. Recordad cuántas veces –a vosotros congregados o a uno de vosotros individualmente– os he hablado de esto, prediciéndoos que ibais a tener que pisar los caminos de la Tierra para llegar al corazón de ella[14]464 y enclavar allí mi Iglesia. Desde el corazón del hombre, la sangre se propaga a todos los miembros. Desde el corazón del mundo, el cristianismo se debe propagar a toda la Tierra.

Por ahora mi Iglesia es como una criatura ya concebida pero que todavía se está formando en la matriz. Jerusalén es su matriz, y en su interior el corazón, aún pequeño, en torno al cual se congregan los pocos miembros de la Iglesia naciente, envía sus pequeñas ondas de sangre a estos miembros. Pero, cuando llegue la hora señalada por Dios, la matriz madrastra expelerá a la criatura que se habrá formado en su seno y ésta irá a una tierra nueva, donde crecerá y se hará un Cuerpo grande extendido por toda la Tierra, y los latidos del fuerte corazón de la Iglesia se propagarán por todo su gran Cuerpo. Los latidos del corazón de la Iglesia, rotos todos los vínculos de ésta con el Templo, eterna ella y victoriosa sobre las ruinas del Templo finado y destruido, de la Iglesia que vivirá en el corazón del mundo, diciendo a hebreos y gentiles que sólo Dios triunfa y quiere lo que quiere, y que ni el livor de los hombres ni ejércitos de ídolos detienen su voluntad…

Pero esto vendrá después, y cuando llegue sabréis cómo actuar. El Espíritu de Dios os guiará. No temáis. Por ahora congregad en Jerusalén la primera asamblea de los fieles. Luego otras asambleas, a medida que vaya creciendo[15]465 el número de los fieles, se formarán. En verdad os digo que los ciudadanos de mi Reino aumentarán rápidamente como semillas echadas en óptima tierra. Mi pueblo se propagará por toda la Tierra. El Señor dice[16]466 al Señor: “Por haber hecho esto y no haber eludido tu entrega por mí, te bendeciré y multiplicaré tu estirpe como las estrellas del cielo y como las arenas que hay en la playa del mar. Tu descendencia poseerá la puerta de sus enemigos y en ella serán bendecidas todas las naciones de la Tierra”. Bendición es mi Nombre, mi Signo[17]467 y mi Ley, donde son reconocidos como soberanos.

9 Está para venir el Espíritu Santo, el Santificador, y vosotros quedaréis henchidos[18]468 de El. Mirad que estéis puros, como todo lo que debe acercarse al Señor. Yo también era el Señor como El. Pero había revestido mi Divinidad con un velo para poder estar entre vosotros, y no sólo para adoctrinaros y redimiros con los órganos y la sangre de este velo, sino también para que el Santo de los Santos estuviera entre los hombres, eliminando la barrera, para todos los hombres, incluso para los impuros, de no poder depositar la mirada en Aquel al que temen mirar los serafines. Pero el Espíritu Santo vendrá sin velo de carne y se posará sobre vosotros y descenderá a vosotros con sus siete dones y os aconsejará[19]469. Ahora bien, el consejo de Dios es una cosa tan sublime, que es necesario prepararse para él con la voluntad heroica de una perfección que os haga semejantes al Padre vuestro y a vuestro Jesús, y a vuestro Jesús en su relación con el Padre y con el Espíritu Santo. Así pues, caridad y pureza perfectas para poder comprender al Amor y recibirlo en el trono del corazón[20]470.

10 Sumíos en el vórtice de la contemplación. Esforzaos en olvidar que sois hombres y en transformaros en serafines. Lanzaos al horno, a las llamas de la contemplación. La contemplación de Dios es semejante a chispa que salta del choque de la piedra contra el eslabón y produce fuego y luz. Es purificación el fuego que consume la materia opaca y siempre impura y la transforma en llama luminosa y pura.

No tendréis el Reino de Dios en vosotros si no tenéis el amor. Porque el Reino de Dios es el Amor, y aparece con el Amor, y por el Amor se instaura en vuestros corazones en medio de los resplandores de una luz inmensa que penetra y fecunda, disuelve la ignorancia, comunica la sabiduría, devora al hombre y crea al dios, al hijo de Dios, a mi hermano, al rey del trono que Dios ha preparado para aquellos que se dan a Dios para tener a Dios, a Dios, a Dios, a Dios sólo. Sed, pues, puros y santos por la oración ardiente que santifica al hombre porque le sumerge en el fuego de Dios, que es la caridad.

Vosotros debéis ser santos. No en el sentido relativo que esta palabra ha tenido hasta ahora, sino en el sentido absoluto que Yo le he dado proponiéndoos la santidad del Señor como ejemplo y límite, o sea, la santidad perfecta[21]471. Nosotros llamamos santo al Templo, santo al lugar donde está el altar, Santo de los Santos al lugar velado donde está el arca y el propiciatorio. Pero, en verdad os digo que los que poseen la Gracia y viven en santidad por amor al Señor son más santos que el Santo de los Santos, porque Dios no se limita a colocarse sobre ellos –como sobre el propiciatorio del Templo, para dar sus órdenes– sino que mora en ellos, para darles sus amores.

11 ¿Os acordáis de mis palabras de la última Cena? Os prometí el Espíritu Santo. Pues bien[22]472, está para llegar, para bautizaros no ya con agua, como hizo con vosotros Juan preparándoos para mí, sino con el fuego, para prepararos a que sirváis al Señor tal y como El quiere que vosotros le sirváis. Mirad, El estará aquí dentro de no muchos días. Después de su venida vuestras capacidades aumentarán sin medida, y seréis capaces de comprender las palabras de vuestro Rey y hacer la obras que El ha dicho que se hagan, para extender su Reino sobre la Tierra».

«¿Entonces vas a reconstruir, después de la venida del Espíritu Santo, el Reino de Israel?» le preguntan interrumpiéndole.

«Ya no existirá el Reino de Israel, sino mi Reino, que se verá cumplido cuando el Padre ha dicho. No os corresponde a vosotros conocer los tiempos ni los momentos que el Padre se ha reservado en su poder. Pero vosotros, entretanto, recibiréis la virtud del Espíritu Santo, que vendrá a vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en Judea y en Samaria y hasta los confines de la Tierra, fundando las asambleas en los lugares en que estén reunidas personas en mi Nombre; bautizando a las gentes en el Nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo, como os he dicho, para que tengan la Gracia y vivan en el Señor; predicando el Evangelio a todas las criaturas; enseñando lo que os he enseñado; haciendo lo que os he mandado hacer. Y Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.

12 Otra cosa quiero. Que la asamblea de Jerusalén la presida Santiago[23]473, mi hermano[24]474. Pedro, como jefe de toda la Iglesia, deberá emprender a menudo viajes apostólicos, porque todos los neófitos desearán conocer al Pontífice jefe supremo de la Iglesia. Pero grande será el predicamento que, ante los fieles de la naciente Iglesia, tendrá mi hermano. Los hombres son siempre hombres y ven las cosas como hombres. A ellos les parecerá que Santiago sea una continuación de mí, por el simple hecho de ser hermano mío. En verdad digo que es más grande y más semejante al Cristo por la sabiduría que por el parentesco. Pero, así es; los hombres, que no me buscaban mientras estaba en medio de ellos, ahora me buscarán en aquel que es pariente mío. Tú, Simón Pedro… tú estás destinado a otros honores[25]475…».

«Que no merezco, Señor. Te lo dije cuando te me apareciste, y te lo digo, en presencia de todos, una vez más. Tú eres bueno, divinamente bueno, además de sabio, y cabal ha sido tu juicio sobre mí. Yo renegué de ti en esta ciudad. Cabalmente has juzgado que no reúno las condiciones para ser su jefe espiritual. Quieres evitarme muchos vituperios justos…» .

«Todos fuimos iguales, menos dos, Simón. Yo también huí. No es por esto, sino por las razones que he expresado, por lo que el Señor me ha destinado a mí a este puesto; pero tú eres mi Jefe, Simón de Jonás, y como tal te reconozco. En la presencia del Señor y de todos los compañeros, te profeso obediencia. Te daré lo que pueda para ayudarte en tu ministerio, pero, te lo ruego, dame tus órdenes, porque tú eres el Jefe y yo el súbdito[26]476. Cuando el Señor me ha recordado una conversación ya lejana, he agachado la cabeza diciendo: “Hágase lo que Tú quieres”. Esto mismo lo diré a ti a partir del momento en que, habiéndonos dejado el Señor, tú seas su Representante en la Tierra. Y nos querremos ayudándonos en el ministerio sacerdotal» dice Santiago, inclinándose desde su sitio para rendir homenaje a Pedro.

«Sí. Quereos unos a otros, ayudándoos recíprocamente, porque éste es el mandamiento nuevo y la señal de que sois verdaderamente de Cristo[27]477.

13 No os turbéis por ninguna razón. Dios está con vosotros. Podéis hacer lo que quiero de vosotros. No os impondría cosas que no pudierais hacer, porque no quiero vuestra perdición sino vuestra gloria. Mirad, voy a preparar vuestro lugar junto a mi trono. Estad unidos a mí y al Padre en el amor. Perdonad al mundo que os odia.

Llamad hijos y hermanos a los que se acerquen a vosotros, o a los que ya están con vosotros por amor a mí.

Tened la paz de saber que siempre estoy preparado para ayudaros a llevar vuestra cruz. Yo estaré con vosotros[28]478 en las fatigas de vuestro ministerio y en la hora de las persecuciones; y no pereceréis, no sucumbiréis, aunque lo parezca a los que ven las cosas con los ojos del mundo. Sentiréis peso, aflicción, cansancio, seréis torturados, pero mi gozo estará en vosotros, porque os ayudaré en todo[29]479. En verdad os digo que, cuando tengáis como Amigo al Amor, comprenderéis que todas las cosas sufridas y vividas por amor a mí se hacen ligeras, aun las duras torturas del mundo. Porque para aquel que reviste todas sus acciones –voluntarias o impuestas– de amor, el yugo de la vida y del mundo se le transforman en yugo recibido de Dios, recibido de mí. Y os repito que mi carga está siempre proporcionada a vuestras fuerzas y que mi yugo es ligero[30]480, porque Yo os ayudo a llevarlo.

14 Sabéis que el mundo no sabe amar. Pero vosotros, de ahora en adelante, amad al mundo con amor sobrenatural, para enseñarle a amar. Y si os dicen, al veros perseguidos: “¿Así os ama Dios?, ¿haciéndoos sufrir?, ¿dándoos dolor? Entonces no merece la pena ser de Dios”, responded: “El dolor no viene de Dios. Pero Dios lo permite. Nosotros sabemos el motivo de ello y nos gloriamos de tener la parte que tuvo Jesús Salvador, Hijo de Dios”. Responded: “Nos gloriamos si nos clavan en la cruz[31]481, nos gloriamos de continuar la Pasión de nuestro Jesús”[32]482. Responded con las palabras de la Sabiduría[33]483: “La muerte y el dolor entraron en el mundo por envidia del demonio. Pero Dios no es autor de la muerte ni del dolor, ni se goza del dolor de los vivientes. Todas sus cosas son vida y todas son salutíferas”. Responded[34]484: “Al presente parecemos perseguidos y vencidos, pero en el día de Dios, cambiadas las tornas, nosotros, justos, perseguidos en la Tierra, estaremos gloriosos frente a los que nos vejaron y despreciaron”. Pero decidles[35]485 también: “¡Venid a nosotros! Venid a la Vida y a la Paz. Nuestro Señor no quiere vuestra perdición, sino vuestra salvación. Por esto ha entregado a su Hijo predilecto, para la salvación de todos vosotros”.

15 Y alegraos de participar en mis padecimientos para poder estar después conmigo en la gloria[36]486. “Yo seré vuestra desmesurada recompensa”[37]487 promete en Abraham el Señor a todos sus siervos fieles. Sabéis cómo se conquista el Reino de los Cielos: con la fuerza; y a él se llega a través de muchas tribulaciones[38]488. Pero el que persevere como Yo he perseverado estará donde estoy Yo[39]489.

Ya os he dicho cuál es el camino y la puerta[40]490 que llevan al Reino de los Cielos, y Yo he sido el primero en caminar por ese camino y en volver al Padre por esa puerta. Si existieran otros os los habría mostrado, porque siento compasión de vuestra debilidad de hombres. Pero no existen otros… Al señalároslos como único camino y única puerta, también os digo, os repito, cuál es la medicina que da fuerza para recorrerlo y entrar. Es el amor. Siempre el amor. Todo se hace posible cuando en nosotros está el amor[41]491. Y el Amor, que os ama, os dará todo el amor, si pedís en mi Nombre tanto amor como para haceros atletas en la santidad.

16 Ahora vamos a darnos el beso de despedida[42]492, amigos míos queridísimos».

Se pone en pie para abrazarlos[43]493. Todos hacen lo mismo. Pero, mientras que Jesús tiene una sonrisa pacífica de una hermosura verdaderamente divina, ellos lloran, llenos de turbación, y Juan, echándose sobre el pecho de Jesús, en medio de los fuertes espasmos a causa de los sollozos que le rompen el pecho de tan lacerantes como son, solicita, por todos, intuyendo el deseo de todos: «¡Danos al menos tu Pan! ¡Que nos fortalezca en este momento!».

«¡Así sea!» le responde Jesús. Entonces toma un pan, lo parte después de haberlo ofrecido y bendecido, y repite las palabras rituales. Y lo mismo hace con el vino, repitiendo después: «Haced esto en memoria mía», añadiendo: «De mí que os he dejado esta arra de mi amor para seguir estando y estar siempre con vosotros hasta que vosotros estéis conmigo en el Cielo».

Los bendice y dice: «Y ahora vamos».

17 Salen de la habitación, de la casa… Jonás[44], María[45] y Marco[46] están afuera. Se arrodillan y adoran a Jesús.

«La paz permanezca con vosotros, y el Señor os compense de todo lo que me habéis dado» dice Jesús bendiciéndolos al pasar.

Marco se alza y dice: «Señor, los olivares que hay a lo largo del camino de Betania están llenos de discípulos que te esperan».

«Ve a decirles que se dirijan al Campo de los Galileos».

Marco se echa a correr con toda la velocidad de sus jóvenes piernas.

«Entonces, han venido todos» dicen entre sí los apóstoles.

18     Más allá, sentada entre Margziam[47] y María Cleofás[48], está la Madre del Señor. Y, viéndole acercarse, se levanta, y le adora con todo el impulso de su corazón de Madre y de fiel.

«Ven, Madre, y también tú, María…» invita Jesús al verlas paradas, paralizadas por la majestad que, resplandeciente, emana como en la mañana de la Resurrección. Jesús no quiere apabullar con esta majestad suya, así que, afablemente, pregunta a María de Alfeo: «¿Estás sola?» .

«Las otras… las otras están adelante… con los pastores y… con Lázaro y toda su familia… Pero nos han dejado a nosotras aquí, porque… ¡Oh, Jesús! ¡Jesús! ¡Jesús!… ¿Cómo soportaré el no verte, Jesús bendito, Dios mío, yo que te quise incluso antes de que nacieras y que tanto lloré por ti cuando no sabía dónde estabas después de la matanza… yo que tenía mi sol, y todo, todo mi bien en tu sonrisa desde que volviste?… ¡Oh, cuánto bien! ¡Cuánto bien me has dado!… ¡Ahora sí que voy a ser verdaderamente pobre, viuda, ahora sí que voy a estar verdaderamente sola!… ¡Estando Tú, teníamos todo!… Aquella tarde creí conocer todo el dolor… Pero el propio dolor, todo aquel dolor de aquel día, me había ofuscado y… sí, era menos fuerte que ahora… Y además… estaba el hecho de que ibas a resucitar. Me parecía no creerlo, pero ahora me doy cuenta de que sí lo creía, porque no sentía lo que siento ahora…», llora, y, tanto la ahoga el llanto, que jadea.

«María buena, verdaderamente te afliges como un niño que crea que su madre ya no le quiere y que le haya abandonado por haber ido a la ciudad (a comprarle regalos que le harán feliz, y pronto volverá a él para cubrirle de caricias y regalos). ¿No es esto, acaso, lo que Yo hago contigo? ¿No voy a prepararte la alegría? ¿No voy para volver y decirte: “Ven, pariente y discípula mía amada, madre de mis amados discípulos”? ¿No te dejo mi amor? ¡Te doy mi amor, María! ¡Bien sabes que te quiero! No llores así. Exulta, más bien, porque ya no me verás vilipendiado y fatigado, ni perseguido, ni sólo, rico del amor de pocos. Y con mi amor te dejo a mi Madre. Juan será para Ella hijo. Tú sé para Ella buena hermana, como siempre. ¿Lo ves? Mi Madre no llora. Sabe que, si bien la nostalgia de mí será la lima que consumirá su corazón, la espera será en todo caso breve respecto a la gran alegría de una eternidad de unión, y sabe también que esta separación nuestra no será tan absoluta que le haga exclamar: “Ya no tengo Hijo”. Ese fue el grito de dolor del día del dolor. Ahora en su corazón canta la esperanza: “Sé que mi Hijo sube al Padre, pero no me dejará sin sus espirituales amores”. Créelo así también tú, y todos…

19 Ahí están los otros y las otras. Ahí están mis pastores».

Las caras de Lázaro y sus hermanas, en medio de todos los domésticos de Betania, y la cara de Juana, semejante a una rosa bajo un velo de lluvia, y las de Elisa y Nique, ya marcadas por la edad (y ahora las arrugas se hacen más profundas a causa del dolor: dolor, de cualquier modo, para la criatura humana, aunque el alma se alegre por el triunfo del Señor), y la cara de Anastásica, y las caras de azucena de las primeras vírgenes, y el ascético rostro de Isaac, y el inspirado de Matías, y el rostro viril de Manahén, y los austeros de José y Nicodemo… Caras, caras, caras…

Jesús llama a los pastores, a Lázaro, a José, a Nicodemo, a Manahén, a Maximino y a los otros de los setenta y dos discípulos. Les dice que se acerquen, pero quiere tener especialmente cerca a los pastores. Dice a éstos:

«Venid aquí. Vosotros, que estuvisteis junto al Señor cuando vino del Cielo, y que os inclinasteis ante su anonadamiento, estad ahora cerca del Señor cuando vuelve al Cielo, exultando en vuestro espíritu por su glorificación. Habéis merecido este puesto porque habéis sabido creer contra toda circunstancia desfavorable y habéis sabido sufrir por vuestra fe. Os doy las gracias por vuestro amor fiel.

A todos os doy las gracias. A ti, Lázaro amigo. A ti, José, y a ti, Nicodemo, compasivos con el Cristo cuando serlo podía significar un gran peligro. A ti, Manahén, que por ir por mi camino has sabido despreciar los sucios favores de un inmundo. A ti, Esteban, florida corona de justicia[49]494, que has dejado lo imperfecto por lo perfecto y serás coronado con una corona que todavía no conoces pero que te será anunciada por los ángeles. A ti, Juan, por breve tiempo hermano mío[50]495 en el pecho purísimo, y venido a la Luz más que a la vista. A ti, Nicolái, que, siendo prosélito[51]496, has sabido consolarme por el dolor de los hijos de esta nación. Y a vosotras, discípulas buenas, y más fuertes que Judit, sin por ello dejar de ser dulces.

20 Y a ti, Margziam, niño mío, que tomarás a partir de ahora el nombre de Marcial[52]497, para memoria del niño romano[53]498 matado en el camino y puesto delante de la cancilla de Lázaro con el rótulo de desafío: “Y ahora di al Galileo que te resucite, si es el Cristo y si ha resucitado, último de los inocentes que en Palestina perdieron la vida por servirme a mí aun inconscientemente[54]499, y primero de los inocentes de todas las naciones, de los inocentes que, por haberse acercado a Cristo, serán odiados y recibirán prematura muerte, como capullos de flores arrancados de su tallo antes de abrirse. Que este nombre, Marcial, te señale tu destino futuro: sé apóstol en tierras bárbaras y conquístalas para tu Señor, como mi amor conquistó al niño romano para el Cielo.

21 A todos, a todos os bendigo en este adiós, invocando al Padre, invocando para vosotros la recompensa de los que han consolado el doloroso camino del Hijo del hombre.

Bendita sea la Humanidad en esa porción selecta suya, que está en los judíos y está en los gentiles, y que se ha manifestado en el amor que ha tenido hacia mí.

Bendita sea la Tierra[55]500 con sus hierbas y sus flores; benditos sus frutos, que me procuraron delicia y alimento muchas veces. Bendita sea la Tierra con sus aguas y con su calor, por las aves y los animales, que muchas veces superaron al hombre en confortar al Hijo del hombre. Bendito seas tú, Sol, bendito seas tú, mar, benditos seáis vosotros, montes, colinas, llanuras; benditas vosotras, estrellas que me habéis acompañado en la nocturna oración y en el dolor. Y tú, Luna, que has sido luz para mis pasos durante mi peregrinaje de Evangelizador.

Benditas seáis todas, todas vosotras, criaturas, obras del Padre mío, compañeras mías en este tiempo mortal, amigas de Aquel que había dejado el Cielo para quitar a la atribulada Humanidad las espinas de la Culpa que separa de Dios.

¡Benditos seáis también vosotros[56]501, instrumentos inocentes de mi tortura: espinas, metales, madera, cuerdas trenzadas, porque me habéis ayudado a cumplir la Voluntad del Padre mío!».

¡Qué voz tan resonante tiene Jesús! Se expande por el aire templado y sereno como voz de bronce golpeado; se propaga en ondas sobre el mar de rostros que le miran desde todas las direcciones.

22     Yo digo que constituyen centenares las personas que rodean a Jesús, que sube con aquellos a quienes más quiere hacia la cima del Monte de los Olivos. Pero Jesús, al llegar al principio del Campo de los Galileos, despoblado de tiendas en este período situado entre las dos fiestas, ordena a los discípulos:

«Detened a la gente donde está. Luego seguidme».

Sigue subiendo, hasta el lugar más alto del monte, el lugar más próximo a Betania, a la que domina –no a Jerusalén– desde arriba. Arrimados a El, su Madre, los apóstoles, Lázaro, los pastores y Margziam. Más allá, en semicírculo, manteniendo a distancia a la muchedumbre de los fieles, los otros discípulos.

23     Jesús está en pie sobre una ancha piedra un poco prominente y albeante entre la hierba verde de un claro. El Sol incide en El, haciendo blanquear, cual si fuera nieve, su túnica; relucir, cual si fueran de oro, sus cabellos. Sus ojos centellean con luz divina.

Abre los brazos en ademán de abrazar: parece querer estrechar contra su pecho a todas las multitudes de la Tierra, que su espíritu ve representadas en esa muchedumbre. Su inolvidable, inimitable voz da la última orden:

«¡Id! Id en mi Nombre, a evangelizar a las gentes hasta los extremos confines de la Tierra[57]502. Dios esté con vosotros. Que su amor os conforte, su luz os guíe, su paz more en vosotros hasta la vida eterna».

Se transfigura en belleza. ¡Hermoso! Tanto y más hermoso que en el Tabor. Caen todos de rodillas, adorando. El, elevándose ya de la piedra en que se apoyaba, busca una vez más el rostro de su Madre, y su sonrisa alcanza una potencia que nadie podrá jamás representar… Es su último adiós a su Madre.

Sube, sube… El Sol, aún más libre para besarle –ahora que no hay frondas, ni siquiera sutiles, que intercepten el camino de sus rayos–, incide con sus resplandores sobre el Dios–Hombre que asciende con su Cuerpo santísimo al Cielo, y evidencia sus Llagas gloriosas, que resplandecen como rubíes vivos. El resto es un perlado sonreír de luces. Es verdaderamente la Luz que se manifiesta en lo que es, en este último instante como en la noche natalicia. Centellea la Creación con la luz del Cristo que asciende. Una luz que supera a la del Sol. Una luz sobrehumana y beatísima. Una luz que desciende del Cielo al encuentro de la Luz que asciende… Y Jesucristo, el Verbo de Dios, desaparece para la vista de los hombres en este océano de esplendores…

En la tierra, dos únicos ruidos en el silencio profundo de la muchedumbre extática: el grito de María cuando El desaparece: «¡Jesús!», y el llanto de Isaac. Los demás están enmudecidos por religioso estupor, y permanecen allí, como en espera de algo, hasta que dos luces angélicas candidísimas, en forma mortal, aparecen y dicen las palabras[58]503 recogidas en el primer capítulo de los Hechos Apostólicos.

Apendice

Testigos de la Ascención: Dice MV que eran cientos de personas

María Virgen, Los Apóstoles, los pastores, Lazaro, Margziam desde este día llamado Marcial

los 72 discipulos, y las discipulas mujeres

Marta y María Magdalena y todos sus domésticos

María de Alfeo tía de Jesús, madre de Santiago y Judas Tadeo

Jonás el guardián de Getsemaní, su esposa y su hijo Marco

Esteban

Juana Cusa, Nique, Elisa y Anastasica

Isaac el pastor, Matías el discipulo que sería apóstol, Jose de Arimatea, Nicodemo, Mahahen

Nicolái y Maximino

PADRE MELVIN DOUCETTE  “La Ascensión de Jesús.” Domingo 16 de mayo de 2010

A continuación encontraréis el mensaje de Nuestro Señor y Redentor entregado a Joseph.  Jesús le habló con estas palabras:

“Me aparecí a los Apóstoles y a otros durante cuarenta días después de  Mi resurrección.  Esto fue necesario para que su fe en Mí estuviera  firme y creyeran sin dudar que había resucitado de entre los muertos y  que soy el Mesías, el Salvador, prometido por el Padre después del  pecado de Adán y Eva.  Al cabo de los cuarenta días, los llevé al  Monte de los Olivos y allí, delante de sus ojos, ascendí a los  cielos.  Ascendí hacia el cielo y una nube Me envolvió y me tapó de su  vista.  Regresaré de la misma manera al final de los tiempos para  juzgar a los vivos y a los muertos.

Mi Ascensión demostró que había llegado Mi tiempo de desaparecer de la  vista, regresar al cielo y sentarme a la derecha del Padre.  Les di a  los Apóstoles la instrucción de ir por todo el mundo predicando el  Evangelio y para establecer Mi Iglesia.  Sin embargo, antes tenían que  esperar la venida del Espíritu Santo.  De hecho Pentecostés llegó al  décimo día después de Mi Ascensión.  Estoy ahora entronizado como  vuestro Rey y trabajo en todo momento en Mi Iglesia por el poder del  Espíritu Santo.  Os exhorto a todos a seguirme.”

Padre Melvin

Personajes

LAZARO DE BETANIA

Información general

Hijo de Teófilo Un gobernador de Siria prosélito (d.   allí 3 años) y de Euchère Su esposa (que murió allí siete años). Por lo tanto,   que esté protegido de los romanos. Es el hermano de Martha y María Magdalena. Lázaro   por lo general a Betania, donde se había retirado, dejando a su Palacio de Sión tras el escándalo público de su hermana.   Pierde todos sus amigos, excepto José Arimatea, Nicodemo y Simon Zelote (el fanático), su   vecino (8.42).

Ese vecino que se convirtió en un discípulo de   Jesús después de haber sido curado de su lepra, le lleva a Jesús. Es una   familia de los estados poderosos como el mundo que durante su visita   mortal enfermedad: “La casa de Lázaro es una casa grande, y nuestro   usos incluyen los que damos honor de un hombre poderoso que muere (8.5).

“Lázaro es inmensamente rica. Buena   parte de la ciudad le pertenece a él y muchas tierras   Palestina. “El hombre, por lo tanto, la alta sociedad, incluidos los amigos de José de Arimatea   amigo que no abandona su compañía después de que el oprobio arrojado por la mala conducta   Su hermana María de Magdala. rico terrateniente, también tiene   Getsemaní, la “Belle-Eau”, el club, un palacio en la ciudad, mantiene   Levi, una propiedad en Jerusalén fuera de los muros, cerca del Cedrón (2.83 – P.470), un   Propiedad de Antioquía de Siria, donde Sintica y Jean   Endor refugiarse, huertos cerca de Gaza (8.47).

Forma parte del grupo   “Strong” (con ChouzéNicodemo,   José de Arimatea) imagina a Jesús a evangelizar a Judea poderosa   (2.83 – P.471) Por sus sufrimientos y mortificaciones   salvó a su hermana por Alégrate a ti, contra ti desgarrado Lázaro   el diablo … (5.66). El sufrimiento de una enfermedad grave en las piernas, él   disminución de la terrible agonía hasta la muerte, con las piernas de la putrefacción   su vida (8.4). “Señor, se siente” Al principio, horrorizado por la idea de morir,   llegado a comprender el significado del sacrificio y el deseo. (6.104). Fue resucitado por Jesús antes de la   Todos corrieron a Jerusalén a su funeral. Así que un cuerpo en descomposición   Jesús resucita (8.8). Al parecer, en todas partes y   “Para Siria” donde todavía tiene los bienes a declarar   poder de Jesús. A donde quiera que despierta la curiosidad y el temor a   un hombre más allá de los ingresos. Se aspira por tanto a la paz (8.27).

Personalidad y aspecto físico

Retrato moral y espiritual Lázaro (2.84 – P.480) – Pequeña   años treinta. 1,65 m (4.143, P.378) – “cortés, distinguida y completa   Seguro, como todos los hombres de alta cuna “(8.27) “Siempre   delgada y pálida, de pelo corto, delgado y sin asas, se afeitó   barbilla para arriba solamente vestido de lino muy blanco, camina con dificultad   como alguien que sufre de las piernas (piernas son enormes) “-   Criado en una cultura helenística, que se cultiva mucho y lee mucho.

Su enfermedad imperio Lázaro es muy fina, de color amarillo, ojos hundidos. Lo   es, obviamente, muy enfermo y muy débil. Él llora como un niño   mostrando sus piernas hinchadas, azulado, con las heridas que requieren   varicosas abierto en varios lugares. (5.55) Esta enfermedad   finalmente llega a la fase final: se caracteriza por una descomposición   carne acompañado de un olor fétido (7.216) “No me   No, no me resiste “, dijo María Valtorta, ambos son aterradoras y   llagas repugnantes que se han formado a lo largo de las venas varicosas de la   las piernas “.

Curso Apostólica

Testigo de la Resurrección y resucitado   a sí mismo después de cuatro días. Testigo de la Ascensión, donde se llama a la   cerca de Jesús: “Tú, Lázaro, amigo mío. Tú, José, y tú, Nicodemo,   lleno de piedad por Cristo cuando podría ser un gran peligro ”   (10.23)

“Lo que yo digo (cerca de los pobres)   Lázaro en esta propiedad, mi amigo y el amigo de Dios que es tan rico,   Puede parecer extraño. Pero Lázaro es una excepción entre los ricos. Lázaro   vino a esta virtud es muy difícil de encontrar en el suelo y   aún más difícil de practicar para enseñar a otros. La virtud de la libertad a contra la riqueza. (3.68 – P. 400) “

El significado de su resurrección, en breve   antes de la Pasión de Jesús, se da: “Tú que eres recién nacido,   porque en su antiguo poder del motor carne es nuevo, sin pasado,   pura, sin rastro de lo que fuiste tú quien vino a servir a mí, nada   Para ello, debe ser como soy, la mayor parte de todos. Mírame   así. Mire usted en mí, y pienso en mí mismo. Usted es un hombre y tú eres un   infantil. Usted es un hombre de la edad, usted es un niño por la pureza de corazón. Usted   sobre los niños tienen la ventaja de conocer el bien y el mal, y tienen   ya sabe cómo elegir el bien. Usted ha estado inmerso en las llamas encendidas por   el amor. Usted tiene que ser “amor”, y nunca encontrar otro   cosa que el abrazo amoroso de Dios. “-” Y al hacerlo,   Voy a cumplir la misión para la que has subido? “-” En   Haciendo esto, usted logrará el. “(8.11)

El aumento de la persecución, la familia   Betania decidió emigrar: “Ciertamente no se puede decir   Lázaro, María y Martha eran criaturas terribles. Ves   Sin embargo, que, aunque con dolor extremo, se han ido lejos de aquí   también para llevar la Palabra de Dios que aquí habría sido sofocado por   Judios “(10.34). Esto corrobora la tradición de su exilio   en la Galia (véase más adelante).

Su nombre

forma griega de Eleazar [El’azar]   que significa “Dios rescató. Notas históricas: el hijo   Aaron se convirtió en un sumo sacerdote como él a su muerte.

¿Dónde se habla en la obra?

Lazare   Los caracteres fundamentales de la citada más de 50 veces en el trabajo

  1. De viajes Apostólica Judea 2.33 – 2.35 – 2.47 – 2.49 – Elección de los apóstoles como postreros 2.55 – Los últimos pastores   : 2.70 – 2.76 (P.424)   – 2.79 – 2.80 – 2.81 – 2.83 (P.469/70) – 2.84 (P.480)   – 2.88 (P.506)   – 2.100 (P.591) –  102 – 2.103
  2. El Sermón de la Montaña: 3.32 – 3.34 – El segundo viaje pascal: 3.59 – 3.60 – 3.61 – Apostolado en Judea: 3.65 – 3.66 – 3.67 – 3.68 – 3.72 – 3.73
  3. La conversión de María Magdalena: 4.88 – 4.96 – 4.106 – 4.110 – Envío y apóstoles discípulos la misión 4.132 – 4.133 – 4.143 – Perea,   Galaad Traconite : 4.145 – 4.146 – 4.147 – 4.149 – 4.168 – El día de fiesta   años en Nazaret 4.177
  4. El camino de los discípulos en Antioquía: 5.1 – 5.7 – 5.10 – 5.11 – Fenicia y de la Alta Galilea22 – 5.26 – La penúltima Pascua 5.55 – 5.62 – 5.65 – 5.66 – 5.68
  5. Despedidas en Judea 6.83 – Pentecostés Decápolis y Llano de lasEsdrelón : 6.104 – 6.118
  6. 156 – 7.176 – La Fiesta de los Tabernáculos: 7.180 – 7.183 – Moab y Judá: 7.216 – La fiesta de Dedicación: 7.224 – 7.233 – 7.237
  7. La resurrección de Lázaro: 8.1 – 8.2 – 8.3 – 8.4 – 8.5 – 8.6 – 8.7 – 8.8 – 8.9 – 8.10 – 8.11 – Exilio Samaria: 8.12 – 8.15 – 8.20 – 8.21 – 8.23 – 8.27 – 8.33 – El   regresar a Jerusalén: 8.39 – 8.42 – 8.43 – 8.45 – 8.46 – 8.47
  8. 6 – Semana Santa: 9.9 – 9.11 – 9.12 – 9.13 – 9.15 – 9.17
  9. El domingo de Resurrección 10.1 – 10.7 – de Resurrección Ascensión 10.14 – 10.16 – 10.17 – 10.20 – 10.21 – 10.22 – 10.23 – 10.26 – 10.27 – 10.29 – 10.32 – 10.34 – 10.35

Aprenda más sobre este personaje

  Lázaro Galia : Por   tradiciónLázaro emigró Narbona en las Galias (Provenza) con todas las   Betania familia tan pronto como las persecuciones contra los cristianos   comenzará en Jerusalén bajo el reinado de Herodes Agripa 1 hermano   Herodías. Lo que ascenderá a Massilia (Marsella). Lo   morir allí alrededor del año 60 a la edad de 65 años.

JONAS El guardián de Getsemaní

Presentación   General – Curso Apostólica – Su nombre – Donde   ¿Habla en el trabajo? – Más

Información general

Guardián de Getsemaní, el criado de Lázaro Teófilo. Marido María y el padre Marc(Tal vez Evangelista).

Con frecuencia recibe la banda Apostólica en   sus visitas a Jerusalén. Pero cuando fue atacado por una pandilla,   en el 3º La Pascua, se vuelve menos propensa a la valentía, que   le valió la burla de la banda apostólica (5.64). Jesús, lejos   considerar que, personalmente, decidió no quedarse con él, pero para ocupar el jardín   de vez en cuando.

Curso Apostólica

Testigo de la Ascensión (10.23) ¿Cuál es, en parte en Getsemaní. “Eso   La paz con vosotros, y que el Señor te recompensará por todo lo   que me diste “Jesús dijo al despedirse. ‘s la vivienda, cerrada   instrucciones de Lázaro después de la Ascensión del Señor, será propuesto como   Vivienda María. Para satisfacer su necesidad de soledad, Jonas y María   se trasladará a Betania (10.27).

Su nombre

Jonás significa “paloma”.   referencia histórica del profeta Jonás.

¿Dónde se habla en la obra?

2.17 – 2.33              3.57         5.48 – 5.55 – 5.62 – 5.64          10.23 – 10.27 –

MARÍA esposa de Jonás guardián de Getsemaní

Presentación     General

Mujer de Jonas, el guardián del olivar de Getsemaní. Así que uno de los muchos criadas Lázaro Teófilo. Madre Marc, Tal vez el evangelista. De hecho, la frase siguiente: “Cuando que entendía la situación, fue a la casa de María, la madre de Juan Marcos. Muchas personas se habían reunido allí para rezar. “(Hechos 12:2) y el contexto, puede hacer esta suposición.

Lo     Jesús recibe la totalidad de sus pasajes: “Eres tan bueno conmigo, tú, María, quei merecen eso y más “

Ruta     apostólico

Testigo     la Resurrección (10.23 ). “¿Qué     La paz con vosotros, y que el Señor te recompensará por todo lo     que me diste “Jesús dijo en el día de su Ascensión.

Su     nombre

En hebreo Miryam (Miriam – Miriam). Nombre común     podrá designar a la amargura o “lo que es alto”, “profetisa”     o el femenino de “Señor” – una referencia cultural: la hermana     Aaron

Donde     ¿El hablar acerca de él en el trabajo?

2.18 – 2.33              3.57         5.62         10.23 – 10.27

MARCO hijo de Jonás de Getsemaní

Información general

Ilustración de los contras   http://www.santiebeati.it

Él es el hijo de los guardianes de esta propiedad Lázaro cuando Jesús vino a menudo y donde pasó su noche de agonía. Nombre los padres, María y Jonás Y esta propiedad, cerca de Jerusalén, pregunte acerca de la similitud no tienen entre Mark y el evangelista.

“Cuando se dio cuenta de la situación, fue a la casa de María, la madre de Juan sobrenombre Marcos. Muchos hubo personas se reunieron para orar. “(Hechos 12,12) –   “Como Bernabé y Saúl, después de completar su misión a Jerusalén, que regresó y tomó consigo a Juan llamado Mark. “(Hechos 12,25)

Algunos detalles son inquietantes, en particular Getsemaní que era de hecho una propiedad segura en la hostilidad prevaleciente en vista de la protección de que gozaban por su propietario de la Autoridades romanas.

El joven que, fuera de la cama por el ruido detención, huyeron casi desnuda, es probable que él. “Un joven el hombre que le seguía, vestida sólo con una sábana. Lo agarraron, pero él dejó caer el paño y huyó desnudo. “(Marcos 14.51-52). Detalles creíble, puesto que la detención se llevó a cabo precisamente en Getsemaní.

La desventaja de esta tesis, sostenemos que la texto de los Hechos de los Apóstoles, dice Juan, por sobrenombre Marcos no, Marcos, hijo de Jonás (Juan).

Curso Apostólica

Testigo de la Resurrección (10.22) Y Ascensión (10.23) Debido a que es parte en Getsemaní es   suceder. Se incorporó a las filas de discípulos.

Su nombre

Nombre o apodo en lugar de origen latino. Lo significa “pequeño martillo”.

¿Dónde se habla en la obra?

2.18 – 2.33              3.57         5.48 – 5.62              9.9          10.11 – 10.22 – 10.23 – 10.27

Aprenda más sobre este personaje

Sabemos, desde el Escrituras, su madre, María, era pariente de Bernabé. (Collossiens 4,10).

En el resto de la persecución cristiana   que se estableció en Jerusalén con la llegada de Herodes Agripa 1 (41 después de   JC) Marc sigue Pedro en Roma después acompañó a su tío Bernabé y   Pablo en su viaje misionero. Se convierte en el intérprete de San América   Pedro y participa en la Sede Apostólica de la misma. Él predica y   convertir a los paganos de Roma, explica la cultura judía, se traduce   Arameo bíblico y los escritos en hebreo al latín.

Ireneo, obispo de Lyon, a unos 180, dice   (En Prólogo antimarcionite) Que   El Evangelio de Marcos fue escrito (en latín) en Roma, según el testimonio   En vivo desde Pedro lo que es el momento de escribir todo el   64/65 años.

En el prólogo mismo antimarcionite,   Marc es apodado “el dedo roto”, en referencia a la mutilación que impuestas a no entrar en el sacerdocio que él propuso y que indigno sentía.

Sin embargo, se convierte en obispo (patriarca) de Alejandría Egipto como se evidencia por Eusebio, Jerónimo y Filón Alejandría. Pedro Damián le dice: “Él tiene una gran influencia en Alejandría, que todos los que llegaron en masa para ser educado en la fe, que pronto llegó a la cumbre de la perfección, la práctica de la abstinencia, y toda clase de buenas obras, por lo que parecía que una comunidad de monjes. Había menos a este resultado milagros extraordinarios de San Marcos y la elocuencia de sus sermones a sus excepcionales ejemplos. “

Fue capturado y cruelmente torturado por idólatras irritaba a su número de conversiones y muere como un mártir en el 67. Sus reliquias se guardaban en una pequeña capilla del pequeño puerto Pesca Vukol cerca de Alejandría, donde el martirio sufrido.

En 828, la ciudad de Venecia en Italia buscando un nuevo protector celestial de gran alcance para protegerla de San Teodoro sustituir y competir con Roma y su santo patrono Peter. Dos mercaderes venecianos logran robar sus reliquias sagradas en la pequeña capilla donde se encuentra desde su muerte. La basílica San Marcos Venecia es especialmente construida para la ocasión y se convirtió en el santo patrón de Venecia el león como símbolo de la ciudad. Marc llegaron a evangelizar la región barco se había hundido en la laguna que daría a luz 452 a Venecia. Un ángel se le apareció y le dijo estas palabras:   “La paz sea sobre ti mi Marcos evangelista, usted encontrará aquí el resto.

El San Marcos es celebra cada año el 25 de abril.

MARGZIAM Yabes y Marcial,   joven prodigio discípulo

Información general

(Marjiam – Maarhgziam). pequeño hijo de uno de   Doras Doras de los campesinos (3.52)   que se esconde en el bosque y le dice a Jesús. Un huérfano, sus padres se   (Juan y María) y sus hermanos murieron en un deslizamiento de tierra cerca de   Emaús (3.59) En   diciembre anterior. De su nombre original Jabe (Jabes), recibe   de la Virgen María, el nuevo nombre de Margziam (3.59) ¿Cuál es el nombre   Mariam escribió en el antiguo lenguaje (3.60). Hijo adoptivo   Pedro y Porfiria.

Personalidad y aspecto físico

Doce años, durante su encuentro con Jesús (3.52) Pero al parecer,   insignificante. Margziam sea conocido por todos. Es una virtud difícil y si   necesarias para su futura misión. Voluntario, que es el medio de su   decisión. Es entonces cuando decide obtener una gracia rápida (4.176) O cuando   decide rescatar a su abuelo, un agricultor operados Giocana: Porphyrée   me dijo que hacían sacrificios de todo tipo para poder   dinero a un lado. Trabajó en el campo, que hizo haces   para hornos, ha sido la pesca, que se privó de quesos a la venta, la   la miel para la venta … (6.135)

Curso Apostólica
Testigo de la Resurrección y la Ascensión, pero   no la pasión que Jesús evita (8.27)

En compañía de su padre adoptivo y   José de Arimatea, su padrino, es recibido como el hijo de   Ley (3.62). De ello se deduce   Ahora los discípulos que pertenece. En la primera generación de   panes, es el primero en tomar una cesta y ver el milagro.   Educado con esmero y cariño por Juan de Endor lo   y también ama a Jesús. Él hizo su primera predicción y obtuvo   su primer milagro en Caná (4.175)   A pesar de su corta edad, es un predicador y un sacerdote futuro asegurado   poner en práctica sin dudarlo, las enseñanzas de Jesús. Tras el exilio   Juan de Endor, su tutor, señaló a él las enseñanzas de Jesús.   Sobre todo por el dolor experimentado (sus padres, su abuelo) y   separaciones (Juan de Endor), se le asigna (7.158), Pero mantiene   coraje.

Se elimina de la Pascua, que desempeñará   Pasión y Jesús no aparece como los otros discípulos. Él   la impresión de haber entrado en desgracia. Así conoció a Jesús resucitado   en el Tabor, está obligado a la consola: “Pero, mi amado entre todos los   los discípulos, no creo que fui el fin de reforzar   vacilante. ¿Qué necesidad había de venir a ti, niño, cuya fe,   esperanza, caridad, cuya voluntad y la obediencia son conocidos por mí   ? (10.20)

Por último, tomó el nombre en memoria de Marcial   una Pequeñas romana martirizado: “Y ese nombre, oh Marcial le dice que su   el futuro destino: ser apóstol en las tierras bárbaras y conquistar a tu   Señor como mi amor ha conquistado el joven romano al cielo. “(10.23). Se convertirá en un mártir: Un día, Simon   Peter se regocijan al saber encarcelados, golpeados, azotados, poner en peligro   Margziam su muerte, y donde tendría el coraje de extender su mano en el   tener en la horca por la púrpura del cielo y la tierra para fertilizar   sangre de un mártir, envidiando a su destino y el sufrimiento por una razón:   no estar en el lugar de su hijo (5.35). Margziam, ahora   Marcial, de hecho va a Pedro en Roma (10.35)

Su nombre
Yabes: “que causa el dolor”   – Margziam es un origen, cerca de Miriam dijo: “viejo   lenguaje “y Marcial está relacionado con Marte, el dios de la guerra.

¿Dónde se habla en la obra?
Margziam hecho   parte de las cifras básicas citados más de 50 veces en el trabajo
El   segundo viaje pascal: 3.523.533.543.553.563.573.583.593.603.613.623.633.64 – Apostolado en Judea: 3.663.673.683.693.703.713.723.743.753.76 – Apostolado   Filistea: 3.86

4.87 – La conversión de María Magdalena: 4.894.1034.113 – Envío y apóstoles   discípulos la misión 4.1254.1344.1354.1364.1374.1434.144 – Perea, Gilead y Traconite: 4.1454.1464.1474.1494.1504.1514.1534.1544.1554.1564.1574.1584.1604.1654.168 – El día de fiesta   años en Nazaret 4.1694.1704.1714.1724.1734.1744.1754.1764.1774.178

El camino de los discípulos en Antioquía: 5.15.2 – Fenicia y de la Alta Galilea 5.245.265.35 – La Transfiguración   Pan del Cielo 5.365.385.405.525.53 – La Pascua penúltima 5.545.555.565.575.655.68

Pentecostés   Decápolis y Esdrelón Llanura: 6.124 – Verano en Nazaret: 6.126 6.1276.1326.1336.1356.1366.1376.1406.141

7.158 – En los Siro-Fenicia 7.1597.160 – El festival   Tabernáculos: 7.1807.188 – En   Moab y Judá: 7.1927.1937.1957.2017.2027.2047.2067.2077.2087.218

Exiliado en Samaria 8.27 – El   regresar a Jerusalén: 8.388.45

de   Resurrección Ascensión 10.1910.2010.2110.2210.23

Aprenda más sobre este personaje
La vida y el martirio a menudo interfiere San Marcial   con la de su homónimo del siglo III, el apóstol de Aquitania y   Limousin en Francia. En esta confusión, es para los suyos   imposible con el apóstol Pedro. Ella se convirtió en legendario. Lo   se explica aquí.

Esteban el primer mártir

discípulo de Gamaliel, un discípulo, diácono y   protomártir

Información general
Ilustración de acuerdo http://www.santibeati.it

Jóvenes estudiantes como Gamaliel, lo que explica   la calidad de su dialéctica y su retórica (Actas 6,8 a 10).   Pronto Jesús será uno de los 72 discípulos. Convertido en uno de   primeros diáconos de la Iglesia primitiva, será el primer mártir. El   apedreado poner sus ropas a los pies del futuro Pablo (historia por debajo de y 10.30). Su   el cuerpo es abandonado bajo el montón de piedras (probablemente en un barrio   al norte de Jerusalén). La Virgen María y un apóstoles pocos vienen por la noche   encontrar el cuerpo de Esteban para darle un entierro, pero decente   cerca de lo desconocido, a Betania en el camino a Jericó (10.32).

Personalidad y aspecto físico
“Un hombre joven de unos veinticinco   buscar años, moreno, fuerte, inteligente y cuya apariencia es menos plebeya   que la mayoría de los presentes. “(3.26 –   p.116).

“Su cara es tan clara. Usted es un   los que se quedan muy pequeños … “-” ¿Y cuál es en mi   rostro, Señor? “-” La caridad, la fe, la pureza, la generosidad,   la sabiduría, y todo lo que es Dios quien lo dio a usted y usted ha crecido y   hará más. Finalmente, después de que su nombre, tiene la corona de oro puro y con   una joya que brilla mucho en la frente. Por el oro y las piedras son   grabadas dos palabras: “predestinación” y “Orígenes”. Ser   digno de su lote, Stephen. Vete en paz con mi bendición. “(5.44)

Curso Apostólica
Testigo de la Ascensión, donde se le llama en   familiares: “Tú, Stephen, flor corona de justicia que han dejado   imperfecto a lo perfecto y se verá coronada con una tiara que haces   No sé todavía, pero decirte que los ángeles “(10.23)

Conoció a Jesús al comienzo de la   segundo año de la vida pública. Con su compañera Hermas, Estudiante   Gamaliel como él, decidió seguir a Jesús y ahora es parte de   grupo de setenta y dos (4.142)

Su nombre
Stephen significa “corona” en griego.

¿Dónde se habla en la obra?
Stephen es   parte de las cifras básicas, citado o mencionado más de 50 veces

 En Galilea, la elección de los apóstoles: 3.26 – El Sermón de la   Montaña: 3.303.313.323.333.36

 4.87 – Conversión   María Magdalena: 4.113 – Envío   apóstoles y discípulos en misión: 4.1394.1404.1414.142 – Perea, Gilead Traconite : 4.1454.146

 Fenicia y de la Alta Galilea 5.225.35 – La Transfiguración y el Pan del Cielo   : 5.365.375.385.405.44 – La penúltima   Pascua 5.545.605.615.66

 Llanura de Sharon: 6.936.96 – Verano en Nazaret: 6.1326.138

 En los Siro-Fenicia 7.1597.1727.173 – El   Fiesta de los Tabernáculos: 7.1837.191 – Moab   y Judea 7.2097.2117.2127.2137.214

 Exiliado en Samaria 8.268.27 – El   regresar a Jerusalén: 8.398.45

 Semana Santa: 9.119.17

 10.2010.2310.2610.30 – 10.3110.32

Aprenda más sobre este personaje
La narración del martirio   Hechos de los Apóstoles enEsto nos dice que María de Agreda – Fecha del martirio y entierro de.
 La narración del martirio en los Hechos de   Apóstoles
Su martirio, la primera, es narrado por María Valtorta (10.30) Más adelante, en el siguiente pasaje de los Hechos de los Apóstoles   (De 6,9 a 7,58):

 Llena de gracia y poder, Stephen   maravillas operadas y signos entre la gente notable. Pero el   Mientras tanto, la gente del sinagoga llamado GoodfellasCon Cirene   y los alejandrinos, la gente de Cilicia y Asia, fue objeto de debate   con Esteban y, como no pudieron resistir la sabiduría y   el Espíritu que marcó sus palabras, sobornaron a los hombres a decir:   “Hemos escuchado las palabras blasfemas contra Moisés   y contra Dios. “

Ellos incitaron a la gente, el antiguo   y los escribas, se apoderaron de Esteban y de forma inesperada condujo a   Sanedrín. Allí se pusieron testigos falsos: “El hombre aquí,   dijeron, es hostil a la intervención constante del Lugar Santo y la Ley;   de hecho, le hemos oído decir que Jesús Nazareno destruir este lugar y cambiar las reglas que Moisés ha   de transmisión. “

Todos los que estaban sentados en el Sanedrín   tenían los ojos fijos en él y vieron su rostro como el rostro de un   ángel. El sumo sacerdote le preguntó: “¿Es eso correcto?”

Stephen épondit:   “Hermanos y padres, escuchad. El Dios de la gloria apareció a nuestro padre Abrahán cuando estaba en Mesopotamia, antes de vivir en Charan.   Y él dijo: Sal de tu tierra y su familia y entra en la tierra que yo   espectáculo. Abraham dejó la tierra de los caldeos, para vivir en Charan. Por lo tanto, después de la muerte de su padre, Dios hizo   suceder en este país que vive ahora. Se le dio ninguna   la propiedad en este país, ni siquiera lo suficiente como para poner un pie, pero prometió   dar posesión y su descendencia después de él, aunque Abraham   no tuvo hijos. Y habló Dios: Su descendencia será visitar la tierra   extranjeros, deben llevarlos a la esclavitud y es por maltratar a cuatro   cien años. Pero la nación que sirven como esclavos, voy a juzgar,   Le dije a Dios, y después vienen y me adorarán en   lugar. Se le dio el pacto de la circuncisión y, por tanto haber   engendró a Isaac, Abraham circuncidado al octavo día.

Isaac hizo lo mismo para   Jacob y Jacob para los doce patriarcas. Celoso de José,   los patriarcas que se vendieron en Egipto. Pero Dios estaba con él;   sacó de todos sus problemas y le dio gracia y sabiduría ante el   Faraón rey de Egipto, que establece el gobernador de Egipto y en todo   su casa. Pero llegó una hambruna en todo Egipto y Canaán, la   angustia era grande, y nuestros padres ya no pueden abastecerse de combustible.

Al enterarse de que había alimentos   Egipto, Jacob envió a nuestros padres la primera vez, la segunda vez,   José se dio a conocer a sus hermanos, y su origen fue revelado a   Faraón. José, pues, envió a buscar a su padre Jacob ya toda su parentela en   los setenta y cinco personas. Jacob bajó a Egipto, y allí   y nuestros padres murieron. Ellos fueron trasladados a Siquem y se colocaron en   el sepulcro que compró Abraham con el dinero del hijo deHemor, Padre de Siquem. Como el tiempo se acercó a   se llevó a cabo la solemne promesa que Dios hizo a Abraham,   la gente crecía y se multiplicaba en Egipto hasta el surgimiento de otro rey   Egipto, que no conocía a José. Traición, el rey atacaron nuestra   GP: su malicia contra los padres fue tan lejos como echaron a cabo sus   los recién nacidos para evitar que se viven.

En ese momento, nació Moisés;   era hermosa a los ojos de Dios. Durante tres meses, fue criado en el   casa de su padre y cuando él se exponen, la hija de Faraón   recogen y lo crió como su propio hijo. Moisés fue iniciado en todos   la sabiduría de los egipcios y era poderoso en sus palabras y sus acciones.   Cuando él había terminado de cuarenta años, la idea se le ocurrió ir entre sus   hermanos, los israelitas. Al ver uno de ellos se vean mermados, que asumió la defensa   y, para vengar al hermano abusó, hirió a los egipcios. Él cree que   comprender sus hermanos que Dios por su mano, les trajo la hola, pero   ellos no entienden. Al día siguiente lo vio envuelto en una pelea   para tratar de reconciliar a los adversarios: Amigos-dijo-, usted   hermanos, ¿por qué castigar? Entonces el que su compañero   Moisés rechazó en estos términos: ¿Quién te hizo príncipe y juez sobre nosotros? ¿Le   matarme como mataste ayer al egipcio? Al oír estas palabras, Moisés huyó y   refugio en el extranjero en el país Madián, ¿Dónde   hijo tenía dos. Después de cuarenta años, un ángel se le apareció en el desierto   Monte Sinaí en la llama de una zarza ardiente. Moisés se asombró por la presente   visión, quería mirar más de cerca, la voz del Señor se oyó   Yo soy el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Todos   temblando, Moisés no podía mirar. Entonces el Señor dijo: Quitad la   las sandalias de tus pies, porque el lugar que pisas es tierra santa. Sí   Yo vi la miseria de mi pueblo en Egipto y he oído su gemido, me   am hasta gratis. Y ahora, quiero que usted envíe a   Egipto.

A este Moisés, a quien rechazó estas   Las palabras: ¿Quién te ha puesto por príncipe y juez? Es que Dios lo envió como jefe   y liberador, a través del ángel que había aparecido en el   arbusto. Fue él quien los sacó de Egipto, trabajando maravillas y   milagros en la tierra de Egipto, el Mar Rojo y el desierto durante cuarenta   años. El es el Moisés que dijo a los israelitas, Dios levantará a los   tus hermanos un profeta como yo. Fue él quien, durante la reunión en la   desierto, se interponía entre nuestros padres y el ángel que hablaba en el monte   Sinaí es el que había recibido palabras de vida para darnos. Sin embargo, nuestra   padres no le obedecían, rechazaron y reenviado por el   pensamiento en Egipto.

Dijeron en efecto Aaron :   Haznos dioses que vayan a la cabeza, porque a ese Moisés que nos sacó   de la tierra de Egipto, no sabemos qué fue de él. Ellos   y en forma de un becerro en aquellos días, ofreció un sacrificio al ídolo y   gozosamente celebramos eltrabajo sus manos. En   A cambio, Dios los entregó que sirviesen al ejército del cielo, como está escrito en   el libro de los profetas: ¿Tuvo ofrecer a las víctimas y sacrificios durante   cuarenta años en el desierto, oh casa de Israel? ¿Trajiste la tienda de Moloc   y la estrella de vuestro dios RephânEstas imágenes   hicisteis para adorarlas. Yo también te deportan allá   Babilonia. Nuestros padres tenían la tienda en el desierto del testimonio: el hablante   Moisés había mandado a hacer en función del modelo que había visto.

Nuestros padres, tras haber recibido   lo introdujo, bajo la dirección de JosuéEn los países conquistados   naciones que Dios expulsó delante de ellos, fue hasta los días de David.   Él hallado gracia delante de Dios y le pidió el favor de tener un   residencia para el Dios de Jacob. Pero fue Salomón le construyó una   casa. Sin embargo, el Altísimo no habita en casas construidas por el   manos de los hombres. Como dice el profeta: “El cielo es mi trono y la tierra una   taburete bajo mis pies. ¿En qué casa te a construir, dice el Señor,   y ¿cuál será el lugar de mi reposo? ¿No es mi mano la que ha creado todas las   estas cosas?

Hombre de dura cerviz, incircuncisos   corazón y de oídos, siempre resistís al Espíritu Santo, se le   como vuestros padres. ¿Cuál de los profetas no persiguieron vuestros padres no es así? Ellos   mataron a los que anunciaron de antemano la venida del Justo, el mismo   ahora te han traicionado y asesinado. Ha recibido la Ley   promulgada por los ángeles, y no has visto “.

Estas palabras enfurecieron y   rechinaban sus dientes contra Esteban. “

A raíz de la narrativa 10.30

 El juicio y el martirio de Esteban, en el   visión de María Valtorta 07 de agosto 1944

Esta visiónMaría Valtorta reproduce el texto de   “El Evangelio según lo revelado a mí” y se hacen algunas   Gamaliel y los detalles del altercado con su alumno Saúl.

 Esto nos dice que María de Agreda
Top

San Esteban murió nueve meses después de la pasión y muerte de nuestro   Salvador Jesucristo, 26 de diciembre, el mismo día de la santa   Iglesia celebra su martirio, y ese día terminó el trigésimo cuarto   año de su edad, ya que fue también el año treinta y cuatro del nacimiento de   Salvador, e incluso alguna vez ha tenido un día del año treinta y cinco. Así   San Esteban que también nació el día que viene después del nacimiento   nuestro Salvador fue de más de nueve meses que transcurrieron   desde la muerte de Jesucristo a la suya, y el día de su martirio   respondió a su nacimiento, todo lo cual se me dijo. La oración de la   muy puro María y St. Etienne ganó por la conversión de Saulo,   como veremos más adelante. Y para que esta conversión fue más   gloria, el Señor permitió que desde ese día el mismo Saúl se comprometió   perseguir a la Iglesia y destruirla, señalando todos los Judios   en la persecución que surgió después de la muerte de San Esteban, el odio   que tuvieran contra los nuevos creyentes, como digo en el   capítulo. Los discípulos tomaron el cuerpo de la mártir ilustres (Hechos   8,2), y le dio la tumba, llorando y gimiendo sobre lo que   fueron privados de un hombre tan sabio y tan celoso de la ley de gracia. Tengo un   solo extiendo mi historia, porque he tenido la gran santidad de los primeros   mártir, porque era un ferviente devoto de la Santísima Virgen, que   ha cubierto la ladera de una protección muy especial.

(La Mística Ciudad de Dios – Libro   7, Capítulo 11, § 198, páginas 20 y 21)

 El   que data de la muerte de Esteban y su entierro
Top

Las fuentes difieren en la datación   martirio:

La Iglesia celebra el martirio de San   Stephen 26 de diciembre. Su entierro (no localizado por las leyes de   apóstoles) se han descubierto, de acuerdo con las instrucciones Wikipedia, “en diciembre de 415 por un   Lucien Kfar Gimal en   Ruta deEleutheropolis (Ahora Beit Guvrin) En Palestina, con   las de Gamaliel, Nicodemo yAbibosEl   hijo de Gamaliel. Este es el tema de una carta que el sacerdote Lucien dirección   Avito un diácono algunos de paso a Palestina. Esta carta, muy   generalizada, existe principalmente en dos recensiones América“. Eleutheropolis (Apuesta Guvrin) ¿Se encuentra a unos 53 kilometros al sur-suroeste   Jerusalén en medio de las montañas de Judea, y 39 km al este de Ascalon   (Ashkelon).

El Leyenda   Dorado Jacques de Vorágine es el martirio   (Página 89) “el año en que Jesucristo ascendió   Cielo, a principios de agosto, la mañana del tercer día. San   Gamaliel y Nicodemo, que del lado de los cristianos en todos los consejos   Judios, lo enterraron en un campo de que Gamaliel, y realizó su   funeral de luto“Es para tener un referente   común, 03 de agosto 30.

De acuerdo con María de Agreda (véase más arriba) La   lapidación se llevó a cabo 26 de diciembre en el año 30 (reducido a una datación   base común), nueve meses después de la muerte del Señor, por lo tanto al final   De marzo. No especifica el lugar de entierro.

María Valtorta no fecha de la muerte   de Esteban, pero Juan AulagnierSu intérprete, cree   que tuvo lugar a principios del año 32 (“Con Jesús, día a día”   – Ediciones Résiac, Página 345). María Valtorta (10.32) ¿Es el lugar de entierro, realizado por el final   Nicodemo y Lázaro, de Betania, cerca de la carretera a Jericó. Contradice   Así que la ubicación deEleutheropolis y   reliquias fueron encontradas allí.

Biblias diferentes dan   distintas fechas: 31 de la Biblia Osty, A 33   para la Biblia, 34 a 36 por la Biblia Chouraqui,   a 35 de la Biblia Maredsous.

 Nicolai (Antioquía) Prosélito diácono

Información general
Nicolai es la familia de Ptolmaï,   Lázaro en el intendente de Antioquía de Siria. Se trata de un prosélito, es decir,   un gentil convertido al judaísmo. Se dedica a la nazarí, una forma de consagración   Dios. Se convirtió en uno de los primeros siete diáconos: “La propuesta   satisfacción a toda la asamblea, y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y   el Espíritu Santo, Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Parmenas y Nicolás,   prosélito de Antioquía. “(Hechos 6,5)

Fue él quien, entre otras cosas, apoya   Sabea, la profetisa de Jericó, Aera (7.232)

Personalidad y aspecto físico
Un hombre robusto en la flor (8.39)

Curso Apostólica
Testigo de la Ascensión, donde es conocido entre los   parientes de Jesús: “Tú, Nicolai, que prosélito, han sido capaces de consolarme   el dolor del hijo de esta nación. “(10.23)

Convertido por Juan de Endor exiliado en Antioquía   viene al encuentro de Jesús en Galilea, que se realiza en Capernaum   cuando el discurso sobre el pan de vida que se verá el gran cisma en el   discípulos: “Te amo, Señor, porque tú eres santo y dulce. I   creo en ti. Tus acciones, tus palabras, yo ya el tuyo. Sin embargo, su   Misericordia de hace un momento, para los culpables, me decidí. Dios   la bienvenida a mí al lugar de los que te abandones! Yo voy a ti con   todo lo que tengo: la vida y bienes, todo. “

Su nombre
Nicolas significa “el Victorioso   las personas “.

¿Dónde se habla en la obra?

 5.115.445.455.66

 6.936.946.115 6.138

 7.159 – 7.1867.2067.232

 Regreso a Jerusalén : 8.39 – 8.45

 10.2010.23

Maximino El gerente de Lázaro en Betania

Información general
(Foto  las reliquias de San Maximino Maximin – Var – Francia)
Steward Teófilo Lázaro en Betania.   “Siento que debe ser uno de los padres en las que los ricos   hijo de Teófilo dar hospitalidad, o un comisionado de su   propiedades importantes, pero se hizo amigo de por sus cualidades y largo   tiempo de servicio en la casa. ¿O es el hijo de un mayordomo de   padre que le sucedió en ese cargo con el hijo de Teófilo. ”   (2.84).

Garantizar Lázaro, que viene a anunciar   entrada en agonía (8.3). Lo   testigos de su agonía y su muerte (8.4).   Fue él quien organizó el funeral grandes en la que Jesús   suceder.

Personalidad y aspecto físico
Es un poco mayor que Lázaro, el   treinta y cinco años, un poco más.

Curso Apostólica
Testigo de la Ascensión, donde será uno de los   cerca de Jesús (10.23)

Su nombre
Origen no identificado. Probablemente   en comparación con el latín “Maximus”La mayoría de   grandes.

¿Dónde se habla en la obra?
Maximino es   Parte de los personajes principales, que se menciona 10 veces en el trabajo
 2.832.842.1022.103

 3.593.653.68

 4.874.143

 5.655.68

 7.180

 8.18.38.48.68.88.118.428.438.47

 9.6

 10.710.2210.23

Aprenda más sobre este personaje
Emigró con su familia de Betania Galia   (Provenza) durante la primera persecución contra los cristianos desencadenada por   Herodes Agripa 1. Se procederá a la última comunión de María   Magdalena, un ermitaño en la Sainte-Baume, cerca de la ciudad actual   Saint-Maximin. Él mismo es a la edad de 80 años.

[1] 452 es decir, Maria Valtorta, llamada también “pequeño Juan”, “violeta de la Cruz” y, como dirá más adelante, “María de la Cruz”.

[2] 453 el de la “visión” del 22 de abril de 1943 –reseñada en “Los cuadernos del 1943″– que le develaba a Maria Valtorta su misión y la introducía en ella. Al día siguiente, Viernes Santo, tuvo lugar el primer “dictado”. La promesa, de que habla más adelante, es del 14 de marzo de 1947 y está reseñada en la fecha del 16 de marzo: se encuentra en el volumen “Los cuadernos del 1945 al 1950”.

[3] 454 Para la Ascensión de Jesús y su discurso inmediato antes de subir a su Padre, cfr. Mt. 28, 16–20; Mc. 16, 14–20; Lc. 24, 44–53; Hech. 1, 1–4.

[4] Lázaro (Betania) El discípulo Resucitado ver Apéndice al final

[5] 455 Según esta obra, Lázaro tenía grandes posesiones tanto, dentro como fuera de Jerusalén.

[6] 456 Hermoso título de “Madre y Maestra” que se da a la Virgen.

[7] 457 Jerusalén es deicida en el sentido de que el Dios hecho hombre padeció y murió en cuanto a su naturaleza humana.

[8] 458 Cfr. Conc. Ecum. Vat. II, Declaración sobre las “relaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas”, n. 4.

[9] 459 Cfr. Gén. 18, 16–33; Jer. 5, 1; Ez. 14, 12–23; 22.

[10] 460 Cfr. por ej.: Is. 2, 1–5; 42, 1–9; 45, 14–25; 49, 5–6; 55, 4–5; 60; Jer. 16, 19–21; Jon.; Miq. 4, 1–5; Zac. 8, 20–23.

[11] 461 Cfr. Hech. 8, 1–5.

[12] 462 Cfr. Mt. 16, 13–20.

[13] 463 Cfr. Ju. 11, 45–54.

[14] 464 Esto es Roma.

[15] 465 Cfr. Hech. 1, 12–14; 2, 42–47; 4, 32–35; 5, 12–16.

[16] 466 como para Abraham en Génesis 22, 15–18.

[17] 467 Cfr. Ez. 9.

[18] 468 Cfr. Hech. 2, 1–13.

[19] 469 Cfr. Is. 11, 1–4, y el rito de la Confirmación, según el Pontifical Romano.

[20] 470 Cfr. 1 Cor. 12, 31 – 13, 13.

[21] 471 Cfr. Mt. 5, 43–48 (Sant. 1, 2–4); 1 Pe. 1, 13–16; 1 Ju. 2, 3–11, etc

[22] 472 Cfr. Hech. 1, 4–8, y también Mt. 28, 16–20; Mc. 16, 14–20; Lc. 24, 49–53.

[23] 473 Así se lee en el fascículo intitulado: La Santa Misa en rito siroantioqueño, Iglesia de S. María del campo de Marte, Roma, 1942, p. 5: “La liturgia de Santiago es la más antigua de las liturgias que actualmente se usan. Su texto definitivo es del siglo V, tiempo en que dichas iglesias se separaron… Lleva el nombre de Santiago “hermano del Señor” y primer obispo de Jerusalén, porque ciertamente fue compuesta bajo la influencia de la iglesia de Jerusalén, de quien se hace mención en los dípticos o mementos”.

[24] 474 Cfr. Mt. 13, 55; Mc. 6, 3; Gál. 1, 19.

[25] 475 Esto es, a la sede romana.

[26] 476 Cfr. Mt. 16, 18–19.

[27] 477 Cfr. Ju. 13, 34–35.

[28] 478 Cfr. Mt. 28, 20.

[29] 479 Semejante a Ju. 16, 16–33.

[30] 480 Semejante a Mt. 11, 28–30.

[31] 481 Cfr. Gál. 2, 19–21; 6, 11–18.

[32] 482 Cfr. Col. 1, 24–29.

[33] 483 484 Iguales expresiones en Sab. 4, 20 – 5, 23.Cfr. Sab. 2, 21–24.

[34] 483 484 Iguales expresiones en Sab. 4, 20 – 5, 23.Cfr. Sab. 2, 21–24.

[35] 485 Cfr. ej.: Is. 55, 1–3; Ju. 3, 16–18.

[36] 486 Cfr. Por ej.: Mt. 5, 11; Rom. 1, 14–17; 1 Pe. 4, 12–19.

[37] 487 Cfr. Gén. 15, 1–6.

[38] 488 Cfr. Mt. 11, 11–15; Lc. 16, 16; Hech. 14, 19–23.

[39] 489 Cfr. Mt. 10, 21–22.

[40] 490 Cfr. Lc. 13, 22–30; Ju. 14, 1–7; Hebr. 9, 6–10.

[41] 491 Cfr. 1 Ju. 4, 7–16.

[42] 492 Cfr. 1 Cor. 16, 19–24; 1 Tes. 5, 23–28; 1 Pe. 5, 12–14.

[43] 493 Marcos 10, 13–16, es el único en hacer notar que Jesús abrazaba, durante su ministerio, a los inocentes.

[44] Jonás el guardián de Getseman

[45] María esposa de Jonás el guardián de Getsemaní

[46] Marco hijo de Jonás posiblemente el evangelista. Ver Apéndice al pie

[47] Margziam joven prodigio discípulo

[48] María Cleofás

[49] 494 Cfr. Hech. 6, 1 – 7, 60. Esteban, en griego significa “corona”.

[50] 495 como se narra en 365.8.

[51] 496 Cfr. Hech. 6, 5. Prosélito era el que, sin tener sangre judía, abrazaba la religion judía, sometiéndose a la circuncisión. Cfr. Hech. 2, 11.

[52] 497 Esta obra concuerda con una antigua tradición según la cual sn. Marcial fue uno de los 72 discípulos, que murió el año 74. Cfr. Acta Sanctorum Junii, die 30, tom. V, Venetiis 1744 p. 535–573.

[53] 498 como fue previsto en 198.8, para memoria del niño romano, encontrado en 508.4/7, 509.3.7/9, 538.1, 550.8, 623.3.

[54] 499 Cfr. Mt. 2, 13–18.

[55] 500 Cuando Dios creó las cosas, las bendijo sobre todo al hombre, cfr. Gén. 1, 1–2. Después del pecado, ib. 5, 1–2 y aun después del diluvio volvió a bendecir al hombre, ib. 9, 1–7. Según Lc. 24, 51: Jesús antes de subir bendijo a los presentes. Esta obra, según su costumbre, añade un elemento más y es el de que Jesús vuelve a bendecir a todas las cosas. La Iglesia en su liturgia hace igual cosa, por ej. en la bendición de la fuente bautismal.

[56] 501 con su última bendición –dirá la Madre. en 642.4– devolvió bondad y santidad a todas las cosas de la Creación.

[57] 502 Cfr. Mt. 28, 16–20; Mc. 16, 14–19; Lc. 24, 44–53; Hech. 1, 6–9.

[58] 503 tal y como MV las transcribe, son: “Hombres de Galilea, ¿por qué estáis mirando al Cielo? Este Jesús, que os ha sido ahora arrebatado y que ha sido elevado al Cielo, su eterna morada, vendrá del Cielo, en su debido tiempo, tal y como ahora se ha marchado”.

Anuncios

One thought on “17/5/2015 Evangelio según San Marcos 16,15-20.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s